G12

¿Qué es el G12?

Esta es una pregunta muy extensa para responder, porque esta Vision ha alcanzado los siete continentes de la tierra. Un gran crecimiento de iglesia se ha dado alrededor del mundo porque el Señor sopló vida a la multiplicación de Su reino. Este artículo le explicará todo lo que Dios ha estado haciendo a través de la Visión G12.

G12 significa: Gobierno de los 12.
Es una estrategia de evangelismo y multiplicación.
Esta estrategia se basada en la compasión por las almas y por el amor a Jesús. Nace de la Gran Comisión que Jesús nos dio: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…” (Mateo 28:19-20a).
Es una Visión que consiste en formar discípulos que tengan el corazón de Jesús, lo cual se conquista primero en oración, pidiendo e intercediendo por cada no creyente individualmente.
El mayor deseo es ver vidas totalmente transformadas por el poder de la sangre de Jesús, sabiendo que el mensaje central para  ver vidas cambiadas es, la cruz.
G12 no es una Denominación. Por lo cual nunca ha expresado el deseo de sacar a nadie de su actual denominación, por el contrario, G12 apoya a cada denominación y ministerio.

¿Cómo nació el G12?

La estrategia y Visión G12 nació en Bogotá, Colombia. En la iglesia Misión Carismática Internacional. Una iglesia que actualmente es la más grande de Latino América, con más de 200,000 miembros y 45,000 células en la ciudad de Bogotá.

El Pastor César Castellanos ha pastoreado por más de 25 años. Durante los primeros 10 años no lograba ver el fruto de su ministerio. La gente llegaba a la iglesia por la puerta de adelante, pero salían por la puerta trasera. No lograba retener las almas que ganaba. El Pastor Castellanos siempre ha considerado al Dr. Paul Yonggi Cho como su maestro y pastor. Al visitar su ministerio en Corea  y escuchar cómo él le había creído a Dios sin importar las circunstancias, fue grandemente impactado. Después de haber visto, ésta, la iglesia más grande del mundo el Pastor Castellanos sintió desarrollar los grupos de células en su iglesia. A medida que pasaba el tiempo Dios comenzó a dejar ver a la iglesia la Visión del G12. Es un concepto muy sencillo: Dios reveló en Su Palabra cómo Jesús se dedicó a entrenar a 12 discípulos. De igual manera se comenzó a realizar en la Misión Carismática Internacional.

EL GOBIERNO DE LOS 12 SE TRATA DE RESTAURAR

En la época de Elías, cuando el pueblo se había entregado a la idolatría, había caído en la apostasía, el profeta, con gran celo espiritual, desafía a los profetas de Baal a demostrar el poder de sus ídolos ante el pueblo o que el Dios verdadero respondiera con fuego, aceptando el sacrificio para el holocausto. Y el profeta inicia las obras de reconstrucción del altar de Dios que estaba en ruinas. “Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob… edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová” (1 Reyes 18:31,32). Preparado el holocausto, procedió a ofrecerlo a Dios en sacrificio y Él no tardó en responder al profeta; por este acto, vino la reconciliación del pueblo con Dios. El Gobierno de los Doce  apunta a restaurar el altar arruinado de Jehová.
Notará que el altar de Dios estaba en cenizas; lo mismo sucede en la mayoría de las naciones de la tierra. Se necesitaban hombres y mujeres con Su celo, dedicados a trabajar no en las paredes o estructuras de algún edificio sino en las personas por las que Cristo derramó hasta la última gota de Su sangre, ya que el altar de Dios está caído en sus corazones por el mal testimonio de ciertos líderes religiosos. Por esto, muchos se alejan del Señor al sentirse defraudados en su fe.

El Gobierno de los Doce  implementado para reconciliar

No es casualidad que las últimas palabras del último libro del Antiguo Testamento expresen la manifestación del ministerio de Elías, diciendo: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición” (Malaquías 4:5,6).
Se tiene la plena certeza de que los tiempos que se viven, son finales, Dios desatará la unción de Elías que caerá como un manto sobre toda la tierra, moviendo a los líderes cristianos en diferentes lugares del mundo a actuar con el mismo espíritu del profeta, siendo la reconciliación familiar la prioridad. Dios quiere que cada líder sea instrumento en Sus manos para traer paz a los hogares que hoy están al borde del colapso, debido a la pérdida de los valores espirituales.

G12 SE TRATA DE SEGUIR A JESUS

Jesús invirtió la mayor parte de Su tiempo en la formación de doce discípulos. No se dedicó a enseñar y discipular a las multitudes. Su contacto con ellas era esporádico. Al estar entre la gente, Él suplía las necesidades, los sanaba, los liberaba, les ministraba pero no los formaba. Es más fácil formar doce personas que formar a quienes escucharon el sermón del monte. Jesús se centró en formar doce hombres, pues tenía como objetivo reproducir Su carácter en la vida de ellos; para que esto sucediera, debía quebrantar muchos esquemas religiosos.

Jesús se apartó de lo convencional. No buscó Sus doce en las mejores escuelas de teología; los escogió en una noche de oración. No se puede elegir a los discípulos por simpatía, por la capacidad intelectual, por su oratoria, por las habilidades o los talentos humanos. Se escogen porque el Espíritu testimonia al espíritu que tienen un corazón fiel. Al igual que un hábil artesano, como hace el alfarero con el barro, Jesús los tomó en Sus manos y fue formándolos. Tres años y medio trabajó en el carácter de cada uno; con Sus enseñanzas los descontaminaba de impurezas y les compartía verdades eternas para que, cuando ya no estuviera, ellos pudieran vivir en total dependencia del Espíritu Santo, tal como Él vivió. Los doce de Jesús fueron las columnas sólidas sobre las que descansaría gran parte de la fe cristiana. Él trabajó en sus vidas, y este es el pastoreo más eficaz. Los ganó en oración, los consolidó, los discípulo y los envió.

El Gobierno de los Doce  es de relación

Es fundamental reunirse una vez por semana. Es un tiempo enfocado en fortalecer las relaciones; no se tratan temas de negocios sino que se da importancia a los valores espirituales del equipo y al desarrollo ministerial, manteniendo una alta sensibilidad a la guía del Espíritu en cuanto a lo que quiere ministrar a cualquiera de ellos. Jesús tenía una relación permanente con Sus doce y podía detectar lo que estaba fuera de orden. Este contacto lleva a conocerles de manera personal y es esencial la ministración continua. Todos pasan por un proceso de sanidad interior y liberación, pues deben romperse cadenas y esquemas tradicionales, quebrantar toda opresión demoníaca. Quien no ha sido ministrado, no podrá ministrar.

Seleccione a los que dan fruto

Al seleccionar los doce, usted no debe escogerlos por amistad o por antigüedad, sino por el fruto. Primero formamos la célula; los líderes que más se destaquen en ella, que reproducen doce células en un año y siguen fielmente el proceso, calificarán para nuestros doce. Están ganando su liderazgo por mérito, no por simpatía. Desde un principio trataremos que nuestros doce sean personas que den fruto dentro de la obra, que han captado la visión y se están multiplicando.

Todos son ganadores de almas

Los doce, deben conocer muy bien qué es el trabajo evangelístico, deben saber buscar las almas. ¿Dónde están? ¿Cómo ministrarles? Manejar estrategias de evangelismo para llegar a las personas.

Desarrollan su trabajo de una manera homogénea

Las redes representan los grupos homogéneos: Hombres, mujeres y jóvenes, teniendo también un mensaje especial para los niños. El propósito de la conformación de los grupos homogéneos es llegar a la necesidad de cada persona. El mensaje de los hombres va dirigido a los hombres; las mujeres son ministradas en sus necesidades; los jóvenes son fortalecidos y motivados para que logren superar sus desafíos. Para llegar directamente al corazón de los niños los hemos agrupado por edades: 5-7 años, 8-10  y de 11-13.

Se fortalece el pastorado
Para el pastor,  los doce son sus pastores asistentes. Trabajan en armonía, no hay temor de que un líder de los doce quiera mover la silla al pastor sino que son un equipo, todos luchando por sacar la visión adelante. Es interesante que el Señor haya permitido que seamos como una familia que guarda un afecto profundo y respeto los unos por los otros. Un grupo apoya al otro grupo, y el que está fuerte apoya al débil.

NUESTRA VISIÓN

Hay algo interesante en relación al ministerio de Jesús que el libro de Mateo declara: “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo, al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”. “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia” (Mateo 9:35,36; 10:1).

Al establecer los doce, el Señor Jesús lo hizo con cuatro propósitos definidos que se exponen a continuación.

Mostrar Compasión Por La Gente

Viendo la gente desorientada y como ovejas sin pastor, Jesús se compadeció (Mateo 9:35). Inculcó este sentir a Sus discípulos, enseñándoles a interesarse por las necesidades de las multitudes. “No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer” (Mateo 14:15,16). A través de Sus doce, Él mostró Su compasión.

La gente de hoy en día vive perdida, con muchos problemas y conflictos sin saber a quién acudir. La Visión G12 les brinda el cuidado personal y directo que ellos necesitan. A través de la Visión G12, las personas son conducidas a la salvación, visitadas en sus hogares, de esta manera son conocidas sus necesidades, se ora y se les ayuda a salir adelante en las diferentes situaciones que enfrentan. El G12 es la manifestación de la compasión de Dios hacia la gente por medio del liderazgo.

Pastorear Las Multitudes

Jesús lideró a doce, enseñando que es el número de personas sobre el que un líder puede ejercer un pastoreo directo, genuino y completo. Al desarrollar la Visión G12, aunque hay una iglesia grande integrada por toda la congregación, también hay una pequeña que es el equipo de doce.

Cuando una iglesia pasa los doscientos miembros o son congregaciones muy grandes, la gente difícilmente tiene acceso al pastor. Este privilegio queda reservado para el cuerpo de diáconos, los maestros de escuela dominical y uno que otro líder, pero con el G12 todos son pastoreados, ya que el equipo de doce facilita las relaciones interpersonales y el cuidado directo del discípulo.

Ejercer Autoridad Sobre El Enemigo

El Señor ministró permanentemente a las multitudes y dio autoridad a Sus doce discípulos para echar fuera todo espíritu inmundo, sanar toda enfermedad y reprender las obras de las tinieblas. La iglesia debe ser entrenada para ministrar sanidad física, liberación, sanidad interior y enseñar la Palabra de Dios: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán“ (Marcos 16:17,18).

Cuando toda la iglesia está capacitada para ejercer su autoridad sobre las fuerzas adversas es sorprendente el nivel de influencia espiritual que puede alcanzar. La Visión G12 crea el ambiente propicio para que esto sea una realidad. En los Encuentros que realizamos, la unción de liberación se manifiesta y las personas son sobrenaturalmente libres de maldiciones y ataduras.

Reproducir Las Enseñanzas De Jesús

El carácter de Cristo se reproduce en la vida del nuevo creyente a través de los doce: “Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía” (Hechos 11:26); “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20). La Visión G12 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (V19). La unción del Espíritu “Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo”; “pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre” (Juan 20:22; 1 Tesalonicenses 1:5).

Jesús oró por Sus doce discípulos, y dijo: “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos” (Juan 17:20).  El Señor pensaba en los que creerían. Dios anhela que usted se prepare para enseñar a los que Él traerá a su ministerio, pues es un poderoso instrumento Suyo.

CÓMO FUNCIONA G12?

G12 tiene 4 pasos fundamentales: ganar, consolidar, discipular, y enviar, el cual se denomina LA ESCALERA DEL ÉXITO.

Ganar

Orar por la persona inconversa y llevarla a la célula.
La siguiente meta es que empiece a asistir a la iglesia el día de la reunión.
Hay diferentes estrategias de cómo ganar a alguien, pero lo que mas se enfatiza es la oración. Por medio de ella Dios mueve los aires para que la persona escuche la Palabra.
Cuando ella ya es parte de una célula, comienza a recibir las enseñanzas del Pre Encuentro, lo cual le permitirá preparar el corazón para que logre tener un verdadero Encuentro con Dios

Consolidar

Durante esta parte del proceso, se ora específicamente para que las personas ganadas asistan a un Encuentro. El Encuentro es un retiro espiritual de tres días durante el cual la persona se separa de la vida cotidiana para encontrarse con Dios; el propósito principal de este tiempo es que ella reciba la revelación de la Cruz. Luego de allí comienza el proceso de ser discipulada.

Discipular

Toda persona que asiste a un Encuentro, sale muy enamorada de Jesús y con un deseo en el corazón de servirle. Este es un momento en cual se debe reforzar cada enseñanza  recibido en el Encuentro, con el Pos Encuentro, para que puedan afirmarse como verdaderos cristianos. El próximo paso de formación es la Escuela de Líderes

Enviar

La meta de la iglesia que desarrolla la Visión del Gobierno de los doce, es hacer de cada miembro un líder. Luego de un proceso de ocho meses a un año aproximadamente, la persona que llegó a una célula se convierte en un líder que puede ahora liderar su propia célula.

Alcanzar a los doce

Al comienzo, todos los miembros son parte de una célula en la iglesia; a medida que recorren la Escalera del Éxito son parte de un equipo de doce. Su meta debe ser transformar su célula en un equipo de doce.  La célula es un grupo abierto y toda persona puede asistir. La reunión de doce es un grupo cerrado, debe realizarse una vez por semana y es un tiempo de formación y ministración.

La reunión de G12, un pequeño centro de enseñanza

El Señor Jesús se reunió con sus discípulos a diario durante tres años y cada momento que compartía con ellos imprimía una enseñanza en sus vidas.  Debemos entender la importancia de que el líder se reúna con su equipo por lo menos una vez a la semana.  La enseñanza en el grupo de G12 debe ser sencilla y práctica, colaborando con la edificación de los miembros del equipo. Esta forma de trabajar permite un pastoreo más personalizado. Antes de cada reunión con su equipo, usted debe tener la palabra rhema para ellos. Es vital recordar que los lazos de amistad se fortalecen en el grupo de doce y esto da la base para la multiplicación.

Ventajas de la reunión de G12

1. El líder da continuidad a la visión de su pastor, que es hacer discípulos.
2. El líder motiva a sus discípulos al crecimiento, para que sean verdaderos obreros en la obra de Dios.
3. Todos son motivados a implementar correctamente la visión.
4. Permite trabajar estrechamente con el pastor.
5. Brinda al líder un ambiente adecuado para proyectar con su equipo las metas de crecimiento.
6. Ayuda a cumplir propósitos.
7. El líder entrena a sus doce para que puedan ministrar a sus discípulos.
8. Se forjan lazos de amistad.
9. Permite que todos hablen el mismo lenguaje.
10. El líder se esfuerza por el éxito ministerial de sus discípulos.
11. Fortalece el ministerio, así como la unidad y la visión de la iglesia.
12. Crea un ambiente propicio para el crecimiento, basado en el trabajo y la confianza de unos en otros.

Los grupos de  G12 ayudan a:

-    Fortalecer la unidad de la iglesia.
-    Fortalecer la visión de la iglesia.
-    Trabajar basados en la confianza de unos con otros.
-    Crear un ambiente para el crecimiento.
-    Fortalecer el ministerio y la iglesia local.

Referencia: G12